Hola a todos! ya vuelvo con mis recetas around the world. Esta vez salimos de Europa y nos vamos a Marruecos. La harira es un plato de los que yo llamo “completos” como el cocido; se suele comer para romper el ayuno del ramadán, aunque como está tan rica se come todo el año. Casi todos los amigos que han viajado a algún país árabe hablan de lo riquísima que estaba la harira que comieron (por supuesto en cada país y en cada casa hacen la harira de una manera diferente), así que os acerco esta receta porque es muy fácil e hacer y está riquísima. Aprendí esta receta en un centro cultural árabe de Barcelona que está al lado de donde trabajaba antes, echo mucho de menos esas horas que pasábamos con las recetas, el té a la menta… pero las cosas se acaban, qué le vamos a hacer.

Bueno, vamos al turrón con la receta, si la queréis hacer más auténtica podéis comprar al carne en una carnicería árabe para que sea completamente halal (que está permitido por la religión), además el sabor de la carne es diferente porque se mata al estilo tradicional y no con descargas.

Ingredientes para 6 raciones:

  • 500 gramos de carne picada de ternera (se puede hacer también con pollo, cordero…)
  • Cilantro, perejil y apio.
  • cebolla grande.
  • 4 tomates maduros.
  • 2 cucharadas de tomate concentrado.
  • 100 gramos de garbanzos.
  • 100 gramos de lentejas.
  • 1 cucharada sopera de cominos molidos.
  • 1 cucharada sopera de jengibre en polvo.
  • 1 cucharadita de pimienta negra.
  • Aceite de oliva y sal.
  • 4 puñados de fideos (de los gordos)
  • 1 cucharada de cúrcuma.

Preparación:

Salpimentamos la carne y en la misma olla donde prepararemos todo y donde previamente habremos puesto un par de cucharadas de aceite de oliva, doramos la carne.

Mientras se dora la carne, picamos el apio, el cilantro, el perejil y la cebolla y después lo pasamos por la batidora (si os gusta encontraros los trocitos en el plato esto lo obviais) y cuando esté hecha la carne echamos la mezcla y le damos un par de vueltas para mezclar todo.

Rallamos los tomates (así no tienen piel, que siempre molesta) y añadimos junto con el concentrado de tomate.

Vertemos dos litros de agua y ahora toca echar los garbanzos y las lentejas (si son secos mejor dejar las legumbres en agua la noche anterior) y las especias, salvo la cúrcuma, que la dejaremos para el final. La pimienta va en gustos, yo no le pongo mucho porque con el jengibre ya pica un poco, pero esto es mejor que vayáis probando y si os gusta más sabrosa la harira pues adelante con la pimienta.

Removemos todo y dejamos hervir unos 15 minutos a fuego lento y  añadimos los fideos, yo uso la medida de madre de “los puñaos” que es con la que me apaño, serían unos 150 gramos o así (tened en cuenta que luego crecen). Y después de los fideos, ponemos la cúrcuma y removemos. Dejamos que se hagan los fideos (unos diez minutos), dejamos reposar y servimos.

Como extra, podemos batir tres huevos y ponerlos por encima cuando estén hechos los fideos (como en la sopa de ajo).

Espero que os guste tanto como a mi y a mi novio.

Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.