Gratinado de repollo con queso

  • Myddna 

El otro día volvimos de viaje y no teníamos apenas nada en la nevera. Estaba todo cerrado, así que tocó escarbar por el frigorífico a ver qué podíamos hacer. Teníamos un repollo triste y solo que habíamos comprado para otros menesteres, pero que se convirtió en nuestra víctima transformado en un gratinado con queso.

No, no cuenta como verdura porque este plato es una bomba en sí mismo (piscinas de nata y queso a mí), pero había que recuperarse del viaje del minipuente de diciembre…

No me enrollo más, os dejo esta receta que os alimenta para todo el día. La fuente original en la que está inspirada esta receta es Cheesy Cabbage Gratin (de Andy Baraghani, Bon Appétit).

Ingredientes (3-4 personas o 2 personas y 1-2 tuppers)

  • Un repollo mediano
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pizca generosa de sal
  • 1 cucharadita de pimienta negra molida (o unas cuantas bolitas)
  • 1/2 cebolla dulce
  • 1 diente de ajo
  • 2 tazas de nata (o casi dos tazas y una cucharada generosa de crema agria)
  • 1 cucharada de tomillo
  • Un plato hondo lleno de queso rallado semicurado con una tercera parte de parmesano rallado.

Elaboración del repollo gratinado

Vamos precalentando el horno a 180º, arriba y abajo, bandeja en el medio.

Cortamos el repollo en cuñas y lo ponemos en una fuente de horno, apoyadas las cuñas en uno de los cortes. Lo sazonamos con una pizca de sal y pimienta y vertemos el aceite en hilillos. Metemos el repollo al horno y lo asamos hasta que esté ligeramente tostadito y se vea que ha perdido un poco de volumen, entre 30 y 40 minutos.

Mientras tanto cortamos fina la cebolla, chafamos el ajo y lo cocinamos en una sartén. En cuanto empiece a estar blandito añadimos la nata (y la crema agria si la tenemos), el tomillo, una pizca de sal (mejor que quede algo soso, que luego el queso aportará sal), y la pimienta. Dejamos que se siga cocinando unos 10 minutos más a fuego bajo y todo esté tierno.

Pasamos a la batidora y trituramos hasta que quede bien fino. Reservamos.

Sacamos un momento de la fuente las cuñas de repollo y aceitamos un poquito el molde. Volvemos a colocar el repollo y vertemos por encima la salsa. Cocinamos en torno a 30-40′ más hasta que la salsa espese.

Cuando esté listo, sacamos un momento la bandeja del horno, cubrimos con la mezcla de queso rallado y gratinamos hasta que el queso esté tostado.

Repollo gratinado en bandeja de horno, recién hecho.
Mi reino por una montaña de quesito crunchy.

La verdad es que la salsa y el queso casi anulan al repollo, pero no del todo.

Sobre Myddna

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.