Ay madre que no llego! y eso que la receta la dejé medio escrita ayer, es que últimamente no me da tiempo a nada de nada. Ni siquiera tengo puesto el árbol ni el Belén de los playmobil! Hoy lo pongo todo si o si. Hoy os traigo una receta con un ingrediente que he probado hace poco, la quinoa, que es una pseudocereal (lo dice la wikipedia, no es un insulto) que se cultiva en Bolivia y Perú sobre todo y que es muy completo y se ha puesto bastante de moda y yo como soy así, decidí probarlo para contaros la experiencia. He de decir que barata no es y que el sitio donde más asequible la encontré fue en una legumbrería de las de toda la vida (fui a comprar guisantes secos y salí con quinoa, los guisantes secos fue en una tienda de alimentación árabe al final) y decidí comprar un poco por probar.  Está buena, pero me quedo con el arroz y la pasta normales, la verdad.

El bol me lo compró mi hermana “para que salga en el blog”, muchas gracias a todos los que nos seguís y nos comentáis por redes sociales y por privado que os gustan nuestras recetas y las probáis. También me ha comprado una bandejita que ya la usaré cuando haga algo dulce, a ver si me da tiempo esta semana porque… no puedo pensar con claridad por la emoción del estreno de Star Wars!!! vivo sin vivir en mi ya.

Ingredientes (para 4 personas)

  • 200 g de quinoa
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla grande
  • 200 g de setas (yo usé unos botes en conserva muy monos que encontré en el lidl pero los venden en otros sitios)
  • Sal, aceite (salsa de soja y vino opcionales)

Preparación:

  • En una olla, ponemos agua con sal y dejamos que hierva, entonces añadimos la quinoa y la dejamos cocer unos 10 minutos (se pone transparente).
  • Mientras tantos, picamos la cebolla y pelamos y picamos las zanahorias y las pochamos en una sartén donde habremos puesto un par de cucharadas de aceite.
  • Cuando ya estén pochaditas la cebolla y las zanahorias añadís las setas y (si queréis) le ponéis un poco de vino blanco o tipo Pedro Ximenez y cuando la quinoa esté hecha y una vez escurrida, la añadís a la sartén y removéis bien.
Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.