Recetas por el mundo: Chocotorta

Hola! perdonad por la espera, es que en este nuestro blog estamos todos un poco a dieta y no salimos mucho de cosas a la plancha y ensaladas. Pero como uno no siempre puede portarse bien y además recibe invitaciones a cenar y no puede quedar mal sin llevar postre… aquí tenéis el resultado. En realidad esta receta es una variación de la tarta de galletas con natillas que seguro habréis degustado en más de un cumple de vuestra infancia. Una vecina mía la hacía y estaba de rechupete. Pues a los niños argentinos y brasileños les hacen esta tarta y esta de vicio, aunque eso sí, es una bomba de calorías total. En Argentina se hace con unas galletas de chocolate llamadas “chocolinas”, pero se puede variar siempre, ya sabéis.

Yo, como no le tengo miedo a nada, la llevé a casa de un amigo de mi marido que es Argentino, sin presión ninguna eh? y no quedaron ni las migas! lo del chocolate por encima es opcional, porque la tarta es bastante contundente, pero chocolate siempre es bien. La receta es muy, muy fácil y lo que más tarda es el refrigerado, pero ni tan mal. En los ingredientes os dejo varias opciones, porque, aquí y en América, cada uno en su casa hace las recetas de una manera.

Ingredientes (para una bandeja de horno de 25×25)

  • 48 chocolinas o galletas rectangulares tipo tostada (depende de si vuestra bandeja de horno es muy alta y del hambre, esta medida son 3 capas de galletas)
  • 100 ml de leche con cacao para pintar las galletas (puede ser cambiarse por café con un poco de amaretto, depende lo que os guste)
  • 250 g de queso crema (yo uso mascarpone)
  • 450 g de dulce de leche
  • 200 g de chocolate negro para la cobertura (opcional)

Preparación:

  • En un bol, batimos bien el queso con el dulce de leche hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Pintamos las galletas con la leche con cacao o el café y colocamos una primera capa que cubra el fondo de la bandeja de horno.
  • Distribuimos la mezcla de queso y dulce de leche sobre las galletas, esto es un poco rollo porque las galletas se pegan a la masa, pero si yo puedo hacerlo sin desesperarme, vosotros también.
  • Repetimos el proceso hasta que tengamos las capas de galletas deseadas (depende del hambre que tengáis y lo alta que sea la bandeja)
  • En un cazo a fuego suave, derretimos el chocolate y después cubrimos la tarta con ello, dejamos que se temple y refrigeramos un par de horas.

 

Sobre Mery Weasley

Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.