Magdalenas con ron

Categorías Recetas, Recetas dulces

Las Magdalenas con ron son una de estas recetas Frankenstein que me saco de la manga de vez en cuando. Todo comenzó con la receta de leche condensada de la semana pasada.

Como dije que haría, probé a hacer el té con leche que mencionaba en el post. Teniendo en cuenta que yo me bebo el té negro con leche para desayunar sin nada de azúcar, ya os podéis imaginar que la cosa no me gustó nada. ¡No puedo con el té dulce! (Salvo el Nestea, pero eso son guarrinadas aparte que en realidad no saben a té…)

Me planté el fin de semana con dos botes de leche condensada y ni idea de qué hacer con ellos.

 

Así que me puse a buscar y ví que había quién la usaba para hacer magdalenas. Me inspiré en esta receta y alguna más que ya no recuerdo, para acabar construyendo las mías propias…

Magdalenas de ron y leche condensada

Ingredientes para 12 Magdalenas con ron

(Tamaño normal, ni minis ni extragigantes)

  • 150gr de harina
  • 140gr de leche condensada
  • 3 huevos
  • 40-50ml de ron (he usado ron dorado porque su aroma me resulta más agradable)
  • ralladura de 1 limón
  • 15gr de levadura química
  • 6 cucharadas de aceite suave (en este caso lo usé de girasol para intentar evitar que enmascarara el ron)

Elaboración

Batimos los huevos hasta que blanqueen y se espumen bastante (una batidora eléctrica ayuda mucho, aunque a mano se puede hacer también). Mientras batimos, agregamos a hilillo el aceite y después la leche condensada. Añadimos la ralladura de limón.

Tamizamos la harina junto a la levadura y la incorporamos. Para mezclarla en este punto podemos seguir un poco más con la batidora, aunque casi es mejor cambiar a una pala manual y terminar de integrar los ingredientes con movimientos envolventes poco a poco.

Cuando ya tengamos la mezcla homogénea rellenamos los papeles de magdalena (si no son rígidos es mejor ayudarse de una bandeja para magdalenas para que no se espachurren).

Precalentamos el horno a 220º arriba y abajo, y cuando ya está listo introducimos las magdalenas a altura media y bajamos la temperatura a 190º. Horneamos durante 15 minutos y transcurrido ese tiempo comprobamos con un palillo que están cocinadas por dentro. Si nos parece que no están suficientemente hechas, las dejamos cinco minutos más.

Sacamos del horno y colocamos sobre la encimera y, tras unos cinco minutos las colocamos sobre una rejilla para que terminen de enfriarse.

Magdalenas-de-ron

Estas magdalenas pegan con lo que sea: té, café, colacao, zumo… y lo mejor de todo es que no son excesivamente dulces, notándose el saborcillo del ron mezclado con el limón. Me han gustado mucho y planeo gasta el resto de la leche condensada que hice en más magdalenas de éstas 😀

Bonustrack: Los truquis

Siempre conviene dejar reposar la masa un rato en el frigorífico, media hora como mínimo
Ver los “Consejos para unas buenas magdalenas” de Miriam de El Invitado de Invierno (la sección final de ese post)

Aunque mis magdalenas con ron han quedado un pelín bajitas ya que mi horno está como una regadera, entre otras, para la próxima voy a hacerle más caso a este bonustrack a ver si quedan más reventonas ^_^

P.D.: Que no se diga que no reciclamos en esta casa. El fondo de las fotos ha sido parte del kilómetro y medio de papel marrón que me vino en un paquete el otro día… ¡y queda taaan bien! <3

Érase una tienda que ponía más relleno que contenido en los paquetes… xD

Una foto publicada por Marta (@myddna) el

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.