Gelatina de sandía vegana con un toque de hierbabuena

  • Myddna 

Se nos acaba el veranito pero todavía hay sandías en los supermercados (y bien baratas), así que hoy vamos a aprovecharlas para hacer una gelatina de sandía, un postre vegano cuajado con Agar, muy sencillo y rico al mismo tiempo.

Vamos, de las recetas que más nos gustan por aquí.

Ingredientes (para 5-6 vasitos, según capacidad)

  • 600 g de pulpa de sandía
  • 10 g de azúcar (ajustable según dulzor de la sandía)
  • 2 g de agar (consultar en el envase lo que corresponde según la cantidad de zumo obtenida)
  • 4 hojas de hierbabuena
  • 1 pizca de sal

Cómo hacer gelatina de sandía vegana

Para el zumo

Lo ideal es usar un cacharro (licuadora, lo que sea) que te permita extraer el zumo con pulpa pero sin pepitas. Una opción igualmente viable es utilizar la picadora o la batidora que tengáis a mano y luego filtrar el resultado por un colador con los agujeros no demasiado pequeños, para que los restos de pepitas no pasen.

Debería quedarnos aproximadamente 500 ml de zumo de sandía.

Para la gelatina

En un cazo ponemos los 500 ml de zumo, el azúcar, la pizca de sal y la cantidad de agar que nos diga el envase que corresponde para el líquido a cuajar. En mi caso es un sobre de dos gramos. Removemos bien hasta que se disuelva todo.

Llevamos a ebullición, bajamos el fuego a temperatura media-alta y removemos constantemente durante dos minutos. Retiramos del fuego.

Dejamos que se atempere un poco y picamos muy finamente la hierbabuena. La ponemos con la mezcla del cazo y removemos bien.

Mezcla para la gelatina de sandía lista para ser vertida en los vasitos de flan
Mi vida no sería lo mismo sin esa jarra 🙂

Una vez baje de los 60 grados más o menos (vaya, que ya no queme), pasamos la mezcla a un contenedor con espita para verterlo con más facilidad en las flaneras.

Dejamos que enfríe a temperatura ambiente y cuando ya no esté caliente lo metemos a la nevera mínimo un par de horas para que se endurezca bien.

Gelatina de sandía enfriando a temperatura ambiente, antes de refrigerar

Desmoldamos con cuidado sobre un plato y ya estaría lista para comer.

Bonustrack: Parece muy sola ¿Con qué acompañarla?

  • A la mayoría de las frutas les pega el queso. En este caso, lo acompañaría con queso fresco (uno que tenga algo de sabor, como cualquier queso fresco artesano local que tengáis en vuestro súper habitual)
  • Si te va más la vertiente dulce, te puedes liar la manta a la cabeza y hacer alguna salsa dulce con base de leche de coco (lo he visto bastante en recetas asiáticas que lo combinan con sandía).
  • También puede pegarle la leche condensada

Gelatina de sandía vegana

Myddna
Una receta sencilla para aprovechar las últimas sandías de la temporada
Tiempo de preparación 10 min
Tiempo de cocción 2 min
Enfriamiento y reposo en frío 3 h
Tiempo total 3 h 12 min
Plato Postre
Cocina Mediterránea
Raciones 5 vasitos

Equipment

  • Cazo
  • Batidora de mano o de vaso

Ingredientes
  

  • 600 g pulpa de sandía
  • 10 g azúcar ajustable según dulzor de la sandía
  • 2 g agar consultar en el envase lo que corresponde según la cantidad de zumo obtenida
  • 4 hojas de hierbabuena
  • 1 pizca de sal

Elaboración paso a paso
 

Para el zumo

  • Lo ideal es usar un cacharro (licuadora, lo que sea) que te permita extraer el zumo con pulpa pero sin pepitas. Una opción igualmente viable es utilizar la picadora o la batidora que tengáis a mano y luego filtrar el resultado por un colador con los agujeros no demasiado pequeños, para que los restos de pepitas no pasen.
  • Debería quedarnos aproximadamente 500 ml de zumo de sandía.

Para la gelatina

  • En un cazo ponemos los 500 ml de zumo, el azúcar, la pizca de sal y la cantidad de agar que nos diga el envase que corresponde para el líquido a cuajar. En mi caso es un sobre de dos gramos. Removemos bien hasta que se disuelva todo.
  • Llevamos a ebullición, bajamos el fuego a temperatura media-alta y removemos constantemente durante dos minutos. Retiramos del fuego.
  • Dejamos que se atempere un poco y picamos muy finamente la hierbabuena. La ponemos con la mezcla del cazo y removemos bien.
  • Una vez baje de los 60 grados más o menos (vaya, que ya no queme), pasamos la mezcla a un contenedor con espita para verterlo con más facilidad en las flaneras.
  • Dejamos que enfríe a temperatura ambiente y cuando ya no esté caliente lo metemos a la nevera mínimo un par de horas para que se endurezca bien.
  • Desmoldamos con cuidado sobre un plato y ya estaría lista para comer.

Notas

  • A la mayoría de las frutas les pega el queso. En este caso, lo acompañaría con queso fresco (uno que tenga algo de sabor, como cualquier queso fresco artesano local que tengáis en vuestro súper habitual)
  • Si te va más la vertiente dulce, te puedes liar la manta a la cabeza y hacer alguna salsa dulce con base de leche de coco (lo he visto bastante en recetas asiáticas que lo combinan con sandía).
  • También puede pegarle la leche condensada
Keyword dulce, frutas, vegana, vegetariana, verano

¿Te has quedad con ganas de más cosas ricas con fruta?

Sobre Myddna

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.