Recetas por el mundo: Naan (pan plano indio)

Categorías Panes, Recetas

El pan naan de hoy constituye un post-combo. Por un lado, es un post de experimentación panarra y al mismo tiempo califica para “Recetas por el mundo”.

El naan es un pan plano, muy típico de oriente medio y la India. Como nuestro pan occidental, se usa para acompañar las comidas, incluso como cubierto, que el arte de rebañar es universal. Hay muchísimas variaciones. Lo que haremos aquí hoy es la versión básica a partir de esta de aquí, que a su vez viene de un libro.

Cuando voy a algún sitio nuevo, sobre todo si es internacional, no me puedo resistir si tienen algún pan o postre especial. Hace unas semanas estuvimos en un restaurante Indio de Zaragoza, El sabor de la India. Lleva un montón de años allí y nunca habíamos ido, y la verdad es que estaba muy bueno. Y además son súper amables, te atienden muy muy bien.

No podía pasar mucho tiempo hasta que probara hacerlo yo misma, así que después de documentarme un poco, aquí tenéis la receta, que me enrollo más que una persiana (de Persia… en la cabeza no, por favor)

Ingredientes (para dos naan)

  • 250gr de harina. Utilicé de repostería que era la que tenía a mano. De fuerza quizás sería mejor, o incluso una mezcla de las dos.
  • 150gr de agua
  • 2,5gr de levadura seca de panadería (o 7,5 si utilizáis levadura fresca de panadería)
  • 1 cdta de sal
  • Aceite para engrasar los recipientes

Pan naan - miga

Elaboración

Preparamos una hora o dos antes de comenzar el prefermento con 50gr del agua total, 50gr de la harina total y toda la levadura. Mezclamos bien y tapamos, dejando reposar en un lugar tibio. Como alternativa, se puede mezclar esta masilla la noche anterior y dejarla en la parte alta del frigorífico hasta que nos vayamos a poner con los panes.

Una vez este prefermento tenga burbujas, lo mezclamos con el resto de harina y agua, y la sal. Hacemos dos o tres tandas de amasar 2 minutos, reposar 10, hasta que la masa esté fina y elástica. Os prometo que no os cansaréis, sólo os pringaréis un poco :P.

Una vez esté suave engrasamos un cuenco y dejamos la masa dentro a reposar hasta que doble su volumen. Dependiendo de la temperatura ambiente tardará más o menos, pero no pasa nada si se pasa un poco de fermentación.

Cuando esté bien gorda la estrujamos para desgasarla, y la partimos en dos (o más si queremos panes más pequeños). Extendemos con las manos o a rodillo en forma de tortas.

Calentamos la sartén o una plancha a fuego medio-alto y las hacemos de una en una, esperando a que se formen burbujas antes de darles la vuelta a los panes.

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.