Salchichas con tomate

Categorías Platos, Recetas

Eh, no me miréis así, que mi horno está en huelga. O castigado por calentar más por un lado que por otro y fastidiarme los bizcochos, aún no lo tengo muy claro.

El caso es que no me veis mucho por aquí porque mis últimas aventuras culinarias, además de escasas, no han salido muy allá. Pero no pierdo la esperanza, un día de estos me presento con un bizcocho de naranja y chocolate y os quedáis patidifusos (ya entramos en temporada de naranjas, no debería tardar demasiado…)

Pero hoy, salchichas de chicha (TM) con tomate. ¡Vamos allá!

Ingredientes (plato para 2 personas)

  • 4 salchichas de buen tamaño, de vuestra carnicería de confianza favorita
  • 4 cucharadas de tomate frito. Si es “estilo casero” mejor, porque suelen llevar trocitos e incluso otras verduras y está más rico.
  • 4 cucharadas de tomate triturado natural
  • 1 tomate natural
  • Un chorro de vino blanco. Unos dos dedos (horizontales, no me seáis brutos) más o menos.
  • Medio vaso de agua
  • Aceite de oliva
  • Especias al gusto (en nuestro caso fue perejil fresco y pimientas variadas)
  • Unas gotas de Sriracha (opcional)
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de azúcar

Nota: La Sriracha es una salsa picante muy famosa en EEUU, curiosamente tiene origen chino. Nosotros la conseguimos en Taste of America, tenemos la suerte de tener uno en Zaragoza 🙂

Elaboración

Calentamos la sartén con un chorrito de aceite y cuando ya está caliente, doramos las salchichas en ella. Las reservamos.

Cortamos el tomate natural en taquitos pequeños. En la misma sartén, ponemos el tomate natural picado con el tomate natural triturado y dejamos que se hagan un poco, añadiendo la pizca de azúcar.

Unos minutos después añadimos el tomate ya frito, unas gotas de Sriracha (opcional, pero si no os pasáis no picará y le dará un regustillo muy rico a pimiento seco). También ponemos el perejil y las pimientas. Removemos un poco para unificar todo y rectificamos de sal si es necesario.

Mezclamos el agua y el vino blanco e incorporamos a nuestra salsa de tomate. Quedará un poco clara, pero la idea es que mientras el alcohol del vino se evapora y las salchichas se terminan de hacer el tomate no se convierta en una plasta pasta demasiado seca.

Añadimos las salchichas y dejamos a fuego medio-bajo haciendo chup chup unos 15-20 minutos, hasta que la salsa haya espesado a nuestro gusto.

No es que sea una receta glamurosa, pero os aseguro que salen muy ricas. Y es una receta apta para tuppers. Yo no digo ná 🙂

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *