¡Feliz lunes desvanieros!

¿Cómo ha ido el fin de semana? yo lo tuve en modo repostero total, que íbamos de visita y me gusta llevar siempre cosas para [s]cebar[s] la familia y amigos. Que conste que Marta y yo no nos pusimos de acuerdo en hacer un homenaje a la repostería cántabra, pero las cosas salen así y yo ya le había echado el ojo a la receta de los sobaos pasiegos desde hace tiempo y decidí aprovechar.

 

Recuerdo que cuando estaba en la universidad una de las compis de trabajo que tenía, que era becaria como yo, trajo sobaos de Cantabria de unas vacaciones ¡Qué cosa más buena, por favor! que luego los industriales no tienen nada que ver y llevaba un montón sin comerme un sobao… así que decidí hacerlos yo misma.

El secreto es que la mantequilla sea de calidad y los huevos frescos y sale una cosa TAN rica… En muchos sitios podéis encontrar las instrucciones para hacer los papeles tradicionales donde se presentan, pero yo me conozco y soy una torpe (la niña de los dedos pegaos en plástica, esa soy yo) así que usé unas cápsulas cuadradas muy monas que compre´y luego unos moldes de silicona, a ver qué tal. En próximos post os explicaré cosas de “la guerra de la silicona”.

IMG_20150829_123411446

Y ahora ya la receta, que os está dando ya ganas de hacer sobaos. La receta la saqué de aquí y no es nada elaborada, yo los hice con el robot de cocina pero como toda la vida sale igual de bien seguro.

Ingredientes (a mi me salieron 12 sobaos pequeños y cuatro grandes)

  • 3 huevos L
  • 25o g de mantequilla
  • 250 g de harina
  • 30 ml de miel
  • 8 g de levadura
  • 220 g de azúcar

Preparación

  • Precalentamos el horno a 180º
  • En un bol, batimos los huevos con el azúcar y la miel.
  • Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente (ahora en verano la dejáis fuera de la nevera un par de horas y al lío) y mezclamos con los ingredientes anteriores.
  • Incorporamos finalmente la harina con la levadura y seguimos mezclando hasta conseguir una masa unirforme.
  • Rellenamos el papel/los moldes/las cápsulas y horneamos durante 25 minutos por arriba y por abajo en la bandeja de en medio, quedan muy doraditos y esponjosos.

 

 

Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *