Magdalenas de pollo: post científico

Categorías Platos, Recetas

Feliz lunes desvanieros! ¿ya os toca volver al colegio? a mi por lo pronto me ha tocado trabajar el fin de semana así que estoy cansada no, lo siguiente, que hasta mañana no libro… aun así me ha dado tiempo este fin de semana a hacer un par de recetas que ya os iré compartiendo para alegraros los lunes (espero). Hoy traigo una receta un poco rara y con historia, que ya sabéis que yo soy muy abuelita cebolleta. La receta está sacada de un libro llamado “Muffins” que compré en el lidl hace unos años. Me puse a ojearlo y me llamaron la atención los muffins “salados” si, no hay azúcar en esta receta. Como teníamos que ir Montse y yo a algún lado (a comprar) decidí que en vez de comer por ahí podríamos comer comida casera sin recurrir al típico bocadillo y el invento le pareció estupendo, tanto, que lo intentó probar en su casa… y no salió bien.

Resultó que los muffins se habían pegado al papel de la cápsula y habían quedado algo secos… así que, cuando me lo comentó, me dispuse a hacer yo misma la prueba y comprobamos que, efectivamente, algo fallaba. Y es que, amigos desvanieros, hay una guerra entre los reposteros por si es mejor un molde de silicona que uno metálico, yo digo que depende y en este caso un día se vino Montse a casa e hicimos la prueba y, efectivamente, con las cápsulas de papel y el molde metálico aquello no tenía futuro ¡Para que digan que cocinar no es entretenido y no se aprende! es toda una siensia! Y si os lo preguntáis, no queda ningún muffin de pollo ya, que el primer día casi que ni le pude llevar a Montse para que los probase esta vez.  Por cierto… felicidades por el aniversario! (el año pasado por estas fechas estábamos de boa, en otro post ya os contaremos cosas de este magnífico evento).

Ingredientes (para unas 18 magdalenas)

  • 150 gr de pechuga de pollo cortada en taquitos.
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 250 gr de harina
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 50 ml de vino blanco
  • 80 ml de aceite vegetal (yo usé girasol)
  • sal, un poco de pimentón dulce, un poco de pimienta y especias al gusto.
  • 4 cucharadas de aceitunas cortadas en láminas.
  • 1 cucharada de levadura.
  • 1 huevo
  • 230 g de yogur natural

Preparación

  • Batimos el huevo y mezclamos con la mantequilla de cacahuete, el aceite, el vino y el tomate.
  • Picamos la cebolla y pelamos y picamos el tomate y el pollo.
  • Enn una sartén, pochamos la cebolla con el tomate y hacemos el pollo. Muchas veces las he hecho si ha sobrado una pechuga de un pollo asado o a l’ast que haya sobrado. Esta vez hice pollo con mi mezcla mágica de especias del tiger para que tuviese más sustancia. Cuando el pollo esté doradito y la cebolla y el tomate bien pochado, le damos golpe de calor a las aceitunas y reservamos.
  • Precalentamos el horno a 180º
  • Añadimos la harina con la levadura, la sal y las especias a la mezcla que hicimos de los ingredientes húmedos  y cuando esté todo bien integrado, añadimos el pollo con la cebolla, el tomate y las aceitunas.
  • Repartimos la masa en los moldes de silicona y horneamos durante 25 minutos, quedarán muy jugosas, no os las comáis todas de golpe!

_DSC0344

Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.