Pastel de chocolate refrigerado

Categorías Recetas, Recetas dulces

Feliz lunes desvanieros! esperamos que no os hayáis derretido con este calor que hace (que estamos en verano, pero podrían regular un poco el termostato, digo yo). Hoy os propongo una receta sin horno pero que está buenísima y es muy fácil de hacer y la podréis tunear como queráis (como casi todas, vamos). Esta la encontré en un libro que se llama “Muffins” pero tiene un poco de todo y para variar he hecho lo que me ha dado un poco la gana con ella.

Ingredientes (para 12 porciones)

  • 50g de mantequilla
  • 50g de pasas (opcional) mojadas en 2 cucharadas de brandy (opcional también)
  • 115g de chocolate negro troceado (yo usé de cacao 70%)
  • 115g de chocolate con leche troceado
  • 2 cucharadas de jarabe dorado (o dulce de leche o caramelo)
  • 175g de galletas digestive troceadas (o galletas María)
  • 50g de almendra laminada
  • Un puñadito de nueces troceadas
  • Para decorar: 150g de chocolate troceado (aquí podéis decidir si blanco o negro, yo puse más de 70%) y 20g de mantequilla.

Elaboración:

  • En un bol, derretimos el chocolate y la mantequilla en el microondas (yo lo puse primero 30 segundos y luego fui dejando 10 seg más, en total fueron 40 segundos pero depende del microondas y de si tenéis todo fuera de la nevera).
  • Troceamos las galletas y las almendras, mezclamos junto con las nueces (y las pasas si nos hemos venido arriba) y mezclamos con el chocolate con cuidado de no quemarnos.
  • Engrasamos un molde y extendemos la mezcla. No hace falta que el molde sea muy alto porque no va a subir, pero mi consejo es que tampoco sea muy grande, 20×15 es una buena medida, pero si vuestros moldes/tupers son más grandes, sin problema.
  • Dejamos reposar 2 horitas en la nevera.
  • Para la cobertura, derretimos el chocolate con la mantequilla en el microondas de nuevo (cuidado con el chocolate blanco, que se quema muy fácilmente), mezclando bien para que se integre y cubrimos el “bizcocho” que hicimos antes, cuanto más grande sea el molde, más superficie a cubrir. Dejamos reposar dos o tres horas más y a cargarse la operación bikini se ha dicho.

 

 

Politóloga, lectora compulsiva, cocinera siempre a la caza de nuevas recetas, loca de los cómics, el rol y las cosas monas en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *