Mini chapatas con centeno y aceite

  • Myddna 

A estas alturas ya sabéis que me gusta hacer pan (y comérmelo pues también), pero me falta organización para hacer con éxito recetas con masa madre. Simplemente mis tiempos no terminan de cuadrar y, cuando consigo hacer bien la madre la fastidio en los refrescos, y si no resulta que ese fin de semana surge un imprevisto y no se puede hacer el pan.

No hemos avanzado mucho en este aspecto desde que intenté hacer pan por primera vez allá en 2015.

La receta de hoy lo único que requiere es un prefermento que mezclas la noche anterior y te olvidas hasta el día siguiente. Vamos, mi tipo de pan.

La receta es de la panadería Baluard de Barcelona, y apareció en el libro de Ibán Yarza “Pan Casero“. Me ha venido de perlas para solucionarme el pan en un par de comidas y para hacer un mini sandwich para cenar. Perfecto.

Ingredientes para cuatro mini chapatas

  • 300 g de harina panadera (si no tienes específica, puedes mezclar mitad y mitad harina corriente y harina de fuerza)
  • 75 g de harina de centeno (yo tenía de centeno integral, le da un sabor muy rico aunque quede menos “fisno”)
  • 250 g de agua
  • 38 g de aceite de oliva
  • 7,5 g de sal
  • 4 g de levadura de panadería
Consigue tu bono de regalo para El Amasadero:
J9WLV73X
Harina de repostería
9TIN1MA8
Harina de fuerza
GWQCSF7H
Harina panadera integral

Además de llevarte tu harina gratis al introducir el código elegido en el carrito de la compra, si eres cliente nuevo a nosotras nos darán un regalillo. Más información sobre nuestras colaboraciones

Cómo hacer las mini chapatas

Mezclamos todo y amasamos hasta que la masa sea homogénea. Metemos el bolo en un tupper que cierre bien y lo dejamos 12 h en la parte alta de la nevera, para que fermente despacio. En mi caso, esto lo hice a las 9 de la noche y seguí el proceso al día siguiente más o menos a las 10.

La masa, a la mañana siguiente

Enharinamos la encimera y volcamos la masa encima. La formamos en un rectángulo con cuidado para no desgasarla demasiado y la dejamos atemperar unos 10 minutos.

Rectángulo reposando

Con la ayuda de un cortador o un cuchillo, dividimos el rectángulo en dos (si queremos dos barras) o en cuatro (si queremos cuatro panes como los que hice). Dejamos reposar 20 minutos aproximadamente hasta que estén esponjosas y ya no estén frías. Si vemos que aún no se han atemperado, esperamos un poco más. Si vivimos en un clima seco y se nos seca la masa, podemos evitarlo con un poco de film transparente aceitado.

Las chapaticas

Mientras esperamos, vamos precalentando el horno a 250º C.

Cuando estén listas, las introducimos dentro y vertemos medio vaso de agua en la parte de abajo del horno, para que haga vapor (o en una bandejita que hayamos metido antes al calentar el horno.

Tras 10 minutos, bajamos la temperatura a 200. Si habíamos usado bandeja, la podemos sacar ya. Seguimos horneando entre 25 y 30 minutos más, hasta que veamos que están ya doraditas (pero sin pasarse).

Finalmente, lo dejamos reposar en una rejilla hasta que se enfríe del todo.

Sobre Myddna

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.