Pan de molde casero tierno

Categorías Panes, Recetas

Volvemos al mundo de los panes con una receta de pan de molde casero tierno que lo único que requiere es un poco de paciencia, pero que no es nada complicado. Funciona de maravilla tanto tal cual como en tostadas (a mí me gusta especialmente así y sin nada más, aunque admitiría cualquier añadido por encima).

Estas dos últimas semanas he estado experimentando con la creación de una masa madre, y como la cosa iba lenta decidí hacer un pan sencillo para mientras tanto.

La receta está basada en el “Pan de Molde” del libro “Pan Casero” de Ibán Yarza, ligeramente modificada. Vamos a ello!

Ingredientes (pan de medio kilo)

  • 300 gr de harina panificable (en esta ocasión utilicé la Harina panadera de el Amasadero)
  • 170 gr de leche (mitad de arroz y mitad leche normal, aunque podría ser totalmente leche de cualquier tipo)
  • 30 gr de mantequilla fundida (se puede sustituir por 25-26 gr de aceite de oliva, que le dará otro toque pero estará rico igual)
  • 15 gr de azúcar de caña
  • 6 gr de sal
  • 2 gr de levadura seca
Miga Fufly

Preparación

Juntamos todo a lo loco en un bol y amasamos hasta tener una masa fina y homogénea (una amasadora ayuda, pero se puede hacer sin ella). Tapamos y dejamos reposar entre 10-15 minutos. Después volvemos a amasar un poco más hasta que vaya estando poco pegajosa. Si lo hacemos a mano, podemos hacer amasados con descanso, es decir: amasamos unos minutos (3-5), descansamos otros tantos. Con un par de veces que hagamos esto la masa estará muy suave y lista para continuar.

Opción A: La dejamos en un bol tapado para que fermente durante una o dos horas, hasta que doble (o casi doble) su volumen.

Opción B: Si no tenemos tiempo para hacer esto, podemos realizar el paso anterior por la noche antes de dormir y dejarla en la nevera hasta que podamos ponernos con ella al día siguiente. En la nevera la masa crece despacito, pero lo hace. Cuando vayamos a continuar al día siguiente sólo tenemos que sacarla como una hora antes de empezar para que se caliente un poco (si el bol era de metal ayuda cambiarlo a otro que no esté tan frío).

Después de A o B, volcamos la masa en la encimera y la chafamos bien para quitarle el aire. La formaremos en forma de cilindro bien preto con los extremos bien doblados hacia adentro (o en varias bolas, como en este pan de molde que es similar) y la colocaremos dentro de un molde con tapa para pan de molde (son una pasada) o en uno de plum cake o rectangular previamente bien engrasado con un poco de aceite.

Tapamos otra vez y dejamos que crezca hasta que haya doblado de nuevo (alrededor de 2h).

Finalmente, horneamos a 220ºC durante 35 minutos.

Dejamos que se enfríe completamente.

Bonustrack: Cómo conservar el pan de molde casero

Suele pasar que si lo dejamos al aire se seque relativamente rápido.

Podemos alargar su vida guardándolo en una bolsa de plástico cerrada para que no pierda la ternura muy rápido. También podemos cortarlo y congelarlo directamente en rebanadas. De este modo podemos sacanrlo cuando lo necesitemos y meterlo directamente a la tostadora.

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *