Recetas por el mundo: Mouhalabieh, flan de leche libanés

Categorías Recetas, Recetas dulces, Recetas por el mundo

No es ningún secreto que yo pierdo el culo por los postres árabes en general, pero lo que es hacerlos ya me cuesta más.

Supongo que el motivo es que, cuando me da la venada de hacer cosas, lo más probable es que no tenga a mano TODAS las especias, frutos secos y cosas que requieren.

Peeero dí con una muy sencilla, salvo por un único ingrediente más exótico: el agua de rosas. Aquí se ve menos y estamos más acostumbrados a que sea un ingrediente cosmético, pero que igualmente se puede conseguir en una visita a uno de los bazares árabes que tengas a mano.

La receta viene de una mezcla de varias que he ido encontrando, y he adaptado a la intensidad de las esencias que tengo, porque no todas saben igual de intensas.

Ingredientes (6 vasitos aprox)

  • 860 g de leche
  • 60 g de azúcar
  • 4 cucharadas soperas de maizena (35-40 gr)
  • 60 g de agua
  • 2 tapones de agua de rosas (10 ml)
  • 2 tapones de agua de azahar (10 ml)
  • Pistachos enteros (sin salar) para decorar
Yumyumyum…

Nota importante sobre las «aguas»: Es mejor quedarse corto que pasarse. Cada agua de esencias tiene una intensidad diferente, así que esta cantidad es orientativa.

Cuando la echéis, empezad con poco e id subiendo la cantidad hasta que sepa ligeramente a flores pero no a colonia de abuela. De nada xD.

Personalmente, las esencias que más me gustan son las que van en botella de cristal, y que se suelen encontrar en tiendas especializadas de alimentación árabe (aunque también a veces en hipermercados)

Elaboración

Añadimos la leche y el azúcar en un cazo. Vamos calentando y removiendo hasta que el azúcar se disuelva.

Subimos la temperatura a fuego medio y llevamos la leche a ebullición.

En un vaso o cuenco pequeño aparte, disolvemos la maizena en el agua y cuando esta bien disuelta la añadimos a la leche sin parar de remover con unas varillas

La maizena espesa con el calor, y espesará un poquito más una vez fría. Puede costarle un poco, pero se debería notar bastante rápido que la leche toma consistencia cremosa. Una vez haya espesado, retiramos el cazo del fuego y añadimos las esencias, ajustándolas hasta que estén a nuestro gusto.

Vertemos la mezcla en vasitos y colocamos pistachos picados por encima (este paso lo podemos retrasar hasta el momento de servir si queremos que no queden mojados).

Dejamos que enfríe a temperatura ambiente y una vez frío, cubrimos los recipientes y lo metemos al frigorífico para que queden bien fríos.

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.