Té helado con limón

Categorías Bebidas, Recetas

Algo que está muy presente por Asia es el té helado con limón casero. El pasado Abril estuvimos por Singapur (viaje de noviooos, vivaa!), y una de nuestras mini aventuras consistió en comer en un hawkers (o mercado de comidas), en concreto el Maxwell Food Centre.

Ese día, me metí entre pecho y espalda dos tanques de este té (de sitios diferentes) y uno de café. El café era como beberse la gelatina de café del Kiku-Chan, literalmente. A pesar de que esa noche apenas pegué ojo por el nivel de teína/cafeína, NO ME ARREPIENTO DE NADA.

He estado dándole vueltas porque el té helado con limón que tomamos en Maxwell debía tener un ingrediente secreto que no conseguí identificar. El sirope con el que estaba endulzado tenían un regusto un poco floral, ¿Algo de lichis, quizás? No lo sé… el caso es que decidí probar a ver si podía elaborar un mejunje similar medio decente… y aquí tenéis el resultado. No sabe como aquél, pero es igual de refrescante 🙂

Ingredientes

  • 6 tazas de agua
  • 6 bolsas de te negro (el que os mole, yo usé English Breakfast porque me gusta intensito…)
  • 3/4 de taza de azúcar. Utilicé azúcar moreno así que, si utilizáis blanco poned menos cantidad (quizás con media taza y un poco ya sea suficiente)
  • 1 limón

Cómo hacer té helado con limón

En una cacerola ponemos toda el agua y encendemos el fuego.

Por otro lado, cogemos un par de cucharadas grandes del agua y las colocamos en otro cazo. En este cazo, añadimos todo el azúcar y mezclamos hasta que empiece a disolverse. Encendemos el fuego y lo dejamos derretir sin remover. La idea es hacer un sirope, que es un punto anterior al caramelo, donde el azúcar queda líquido y viscoso pero no llega a convertirse en caramelo.

Exprimimos el limón y reservamos el zumo. Con un cuchillo sacamos varias tiras de piel del limón (sin lo blanco a poder ser) que echamos al sirope, para que se infusione con el calor. Retiramos el sirope del fuego e incorporamos el jugo de limón que habíamos reservado. Removemos bien.

Por otro lado, una vez el agua haya empezado a hervir retiramos del fuego e introducimos las bolsas de té. No hace falta que el agua esté hirviendo a borbotones, con que empiece a hervir es suficiente para que el té se infusione.

Esperamos 5-6 minutos (o más, si lo queremos más fuerte) y pescamos las bolsas. Vertemos el sirope a través de un colador en el té, tapamos y lo dejamos enfriar.

Una vez frío, podemos meterlo en botellas y dejarlo en la nevera.

Servir con dos o tres cubitos, en un vaso grande.

¡Ya estamos listos para los calores!

Resultado final del té helado con limón

Bonustrack

Si te sientes fancy, puedes servirlo con rodajas de limón.

Si le echamos imaginación, la base de esta receta serviría también para hacer adaptaciones: podríamos hacer este té infusionando melocotón (aunque tenemos una receta de té helado al melocotón que sale de lujo tal cual), o incluso no meter fruta en el sirope y hacerlo con té chai bien concentrado, al que le podríamos añadir en el momento de servir una nube de leche.

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.