El hummus y el tahini son como el Gordo y el Flaco. Como Romeo y Julieta. Como Ramón y Cajal, como Ash y Pikachu (…)

Y los dos son rematadamente fáciles, aunque tienen su truqui.

Como decía Mery en el último post de la receta del Guacamole, «Vergüenza sobre nuestra vaca». Ya tenemos varias versiones de hummus pero ninguna es la básica.

¡Vamos a solucionarlo!

Continuar leyendo "Hummus (y tahini)"

Algo que está muy presente por Asia es el té helado con limón casero. El pasado Abril estuvimos por Singapur (viaje de noviooos, vivaa!), y una de nuestras mini aventuras consistió en comer en un hawkers (o mercado de comidas), en concreto el Maxwell Food Centre.

Ese día, me metí entre pecho y espalda dos tanques de este té (de sitios diferentes) y uno de café. El café era como beberse la gelatina de café del Kiku-Chan, literalmente. A pesar de que esa noche apenas pegué ojo por el nivel de teína/cafeína, NO ME ARREPIENTO DE NADA.

He estado dándole vueltas porque el té helado con limón que tomamos en Maxwell debía tener un ingrediente secreto que no conseguí identificar. El sirope con el que estaba endulzado tenían un regusto un poco floral, ¿Algo de lichis, quizás? No lo sé… el caso es que decidí probar a ver si podía elaborar un mejunje similar medio decente… y aquí tenéis el resultado. No sabe como aquél, pero es igual de refrescante 🙂

Continuar leyendo "Té helado con limón"

Hola a todos! ya es viernes! hoy os traigo una receta para que la hagáis hoy y podáis disfrutarla el finde o para que la hagáis el finde y la disfrutéis cuando queráis porque estas galletas duran como unas dos-tres semanas bien buenas si las guardais en tuper o en una caja metálica bien cerrada.

Es una variante de la de los pastelitos de limón de Juego de Tronos solo que con huevo y semillas de amapola (y sin parecer coliflores). La encontré en el blog de Maria Lunarillos aunque he variados las cantidades, si queréis hacer menos galletas aquí tenéis un post sobre cómo escalar recetas,  que va la mar de bien.

Se hacen en un momento y si no os da tiempo a hornear después de hacer la masa la podéis guardar en la nevera y luego al día siguiente se preparan sin problemas (de hecho es casi más fácil).

Continuar leyendo "Galletas de limón y semillas de amapola"