Algo que está muy presente por Asia es el té helado con limón casero. El pasado Abril estuvimos por Singapur (viaje de noviooos, vivaa!), y una de nuestras mini aventuras consistió en comer en un hawkers (o mercado de comidas), en concreto el Maxwell Food Centre.

Ese día, me metí entre pecho y espalda dos tanques de este té (de sitios diferentes) y uno de café. El café era como beberse la gelatina de café del Kiku-Chan, literalmente. A pesar de que esa noche apenas pegué ojo por el nivel de teína/cafeína, NO ME ARREPIENTO DE NADA.

He estado dándole vueltas porque el té helado con limón que tomamos en Maxwell debía tener un ingrediente secreto que no conseguí identificar. El sirope con el que estaba endulzado tenían un regusto un poco floral, ¿Algo de lichis, quizás? No lo sé… el caso es que decidí probar a ver si podía elaborar un mejunje similar medio decente… y aquí tenéis el resultado. No sabe como aquél, pero es igual de refrescante 🙂

Continuar leyendo "Té helado con limón"

En un arranque de locura hace poco encendí el horno de nuevo, porque tenía mono de alguna masa abriochada.

Cogí el libro de Pan Casero de Ibán Yarza y ahí estaba marcada con un marcapáginas una receta que quería probar: los bollitos de sémola y comino con Tang Zhong.

Sin embargo, tranquilos, que la receta la he transformado en algo menos exótico: unos bollos con harina integral. Aunque no descarto hacer la receta original en un futuro, porque a mí me encanta el comino 😀

Continuar leyendo "Bollos con harina integral (y la técnica del Tang Zhong)"