Recetas por el mundo: Tzatziki griego al eneldo

Categorías Recetas, Salsas y complementos

La receta de tzatziki griego de hoy es similar a la que ya publicamos en su día, pero tiene algunas diferencias. He intentado buscar recetas de la variante griega del tzatziki, y resulta que es un poco como el gazpacho. Está muy extendido por las zonas cercanas y cada región (incluso cada familia) acaba con su propia versión. Vendrá de perlas para combatir el calor que estamos sufriendo estos días…

Lo que está siempre o casi siempre es el yogur griego, el pepino, un ácido (sea vinagre, limón, lima…), la sal y el aceite. En las especias es donde hay más variación. He encontrado recetas con hierbabuena, orégano y eneldo, que es lo que vamos a utilizar hoy. Le da un toque diferente al que yo, personalmente, no estoy muy acostumbrada ya que nunca utilizo esta hierba.

Me da la sensación que si sigo investigando encuentro siete u ocho variantes más…

Ingredientes para un tarro grande de tzatziki

  • 4 yogures griegos
  • 1 y 1/2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre blanco
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 diente de ajo
  • 1 pepino de buen tamaño
  • Un par de ramitas de eneldo fresco

Elaboración

Pelamos el pepino (si no tiene la piel muy gruesa lo podemos dejar tal cual), le retiramos las pepitas y lo rallamos fino.

El pepino tiene mucha agua, y para que el unto tenga una textura cremosa que permita untar el pan de pita, es mejor escurrirlo una vez rallado. Lo podemos dejar en un colador durante la noche o escurrirlo manualmente si no tenemos demasiado tiempo.

Por otro lado, mezclamos en un recipiente el resto de ingredientes. Si nos gusta el ajo podemos picarlo fino (o incluso poner más de un diente), pero yo prefiero que no esté demasiado fuerte. Lo abro por la mitad y lo dejo mezclado con el resto de ingredientes durante la noche en el frigorífico. Otra opción es poner el diente de ajo en un tarrito con aceite y utilizar ese aceite para la receta.

Por la mañana incorporamos el pepino rallado bien escurrido, y unas horas antes de consumir añadimos el eneldo (si se hace antes se apoderará del sabor y está bueno, pero quizás quedaría demasiado fuerte).

Como más me gusta a mí es acompañado con pan de pita, y recién sacado de la nevera.

¿Os animáis? Es muy sencillo y está riquísimo 😀

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *