Hummus (y tahini)

  • Myddna 

El hummus y el tahini son como el Gordo y el Flaco. Como Romeo y Julieta. Como Ramón y Cajal, como Ash y Pikachu (…)

Y los dos son rematadamente fáciles, aunque tienen su truqui.

Como decía Mery en el último post de la receta del Guacamole, “Vergüenza sobre nuestra vaca”. Ya tenemos varias versiones de hummus pero ninguna es la básica.

¡Vamos a solucionarlo!

Ingredientes para un tarro de hummus

  • 250 g de garbanzos cocidos (se puede de bote, simplemente lavarlos bien para que no les quede sabor raro)
  • 3 cucharaditas de tahini. (Pasta de sésamo, que o bien la puedes comprar o hacerla tu mismo como te explicaré en el Bonustrack)
  • Ajo al gusto (una pizca de molido o medio diente de ajo picado, al gusto, incluso menos)
  • Zumo de medio limón
  • Una pizca de sal
  • Pimentón y aceite de oliva (para decorar al servir)

Elaboración del hummus

Pasar los garbanzos cocidos por la batidora, con ayuda de un buen chorro de agua. Tiene que quedar una crema lisa, no una pasta. Si cueces los garbanzos tú, utiliza parte del agua que has usado para cocerlos.

Añadimos el tahini, la sal, el ajo y el zumo de limón, mezclamos bien.

¡Ya está listo!

Receta de hummus casero
El bote de hummus y la tostadita

Para servirlo, lo clásico es colocarlo sobre un plato, hacer un hueco en el centro, poner ahí un chorrito de aceite de oliva y espolvorear pimentón en el hummus.

Por mi parte opté ese día por una tostada. Aunque no le puse el aceite, sí que le eché un poco de pimentón.

Bonustrack: Paso previo opcional: cómo hacer tahini casero

El tahini primigenio no es más que sésamo triturado. Tras investigar varias fuentes, el mejor tipo de sésamo para elaborar la pasta es el sésamo blanco (el que no tiene la cascarilla), por varios motivos:

  • La pasta queda más suave (realmente hace falta una picadora muy potente para pulverizar toda la cascarilla)
  • El sabor amarga menos.
bote de tahini, ingrediente para la receta de hummus
Mi botecito de tahini casero

Una vez tengamos el sésamo de nuestra elección, lo tenemos que tostar en la sartén ligeramente. Lo dejaremos enfriar un poco.

En mi caso lo piqué inicialmente con un molinillo de café eléctrico, ya que mi sésamo no era del blanco. Al sésamo normal, le cuesta un poco más desahacerse debido a la fibra de la cascarilla.

Una vez pasado por el molinillo lo trasvasé todo al accesorio de picadora de la batidora. Lo piqué hasta que estuvo suficientemente líquido. Hizo falta algún descanso por recalentamiento y un chorrillo de aceite de oliva virgen extra para ayudar.

Si tienes un procesador de alimentos capaz de hacer manteca a partir de semillas, seguro que te queda mucho mejor que a mí. Además, lo más probable es que no necesites el aceite extra.

Aún así, la pasta salió buena y sirve para el hummus.

Sobre Myddna

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.