Recetas por el mundo: Apple Pie americana

Categorías Recetas, Recetas dulces, Recetas por el mundo

La tarta de hoy es la típica tarta que todo el mundo está aburrido de ver, pero que pocos hacemos.

Al menos por mi entorno, es mucho más común ver la tarta de manzana de hojaldre (tradicionalmente mi tarta de cumpleaños, cuando la hace mi madre) que la versión americana, más bien parecida a una empanada.

Hace un tiempo le hice ingeniería inversa a la tarta de manzana de Tommy Mel’s. Su interior es una compota de manzana, pasas y especias, y el resultado de mi experimento (en la parte de la compota), lo podéis leer aquí.

Esta vez me apetecía probar una receta más auténtica, y me fui a una de las fuentes con más alcurnia en esto de las recetas del Interné: el Apple Pie de Joy of Baking. Quién le iba a decir a Stephanie Jaworski en 1997 que iba a crear un monstruo.

Podría divagar más rato pero dejo paso a mi versión de la receta, que como todos sabemos no me puedo estar quieta y al final siempre adapto algo.

Ingredientes (para un molde redondo de 30 cm)

Para el relleno

  • 5 manzanas. Hay toda una ciencia detrás de esto, pero me he ido a una manzana equilibrada entre dulce y ácido, la variedad Kanzi (ya que no encontraba “Reina de Reinetas”). Esta manzana es una mezcla entre las Gala y las Braeburn.
  • El zumo de medio limón
  • 100 g de azúcar mascabado (o panela, o moreno, o el que tengáis)
  • 1 cdta de canela en polvo
  • 1/2 cdta de pimienta de jamaica (el clavo se le parece, pero si ponéis clavo que sea menos)
  • 1 pizca de sal
  • 1 chorrito de Pedro Ximénez
  • Una cucharada de almidón de maíz

Para la masa

  • 350 g de harina
  • 3 g de sal
  • 30 g de azúcar
  • 225 g de mantequilla fría cortada en cubitos pequeños
  • agua muy fría (del frigo o agua con cubitos)
  • 1 huevo batido para pincelar
Debo… resistir… unas horas más…

Receta de la tarta de manzana americana

Pelamos y cortamos las manzanas en gajos de entre 6 y 10 mm, y las ponemos en un bol con el zumo de limón, el azúcar, y las especias. Lo tapamos y lo dejamos reposando para que el zumo se suelte.

Mientras tanto, en una amasadora, picadora o a mano, combinamos la harina, la sal, el azúcar y la mantequilla de la masa para hacer la base de masa quebrada de la tarta. La textura tiene que ser harinosa, con pequeños trocitos de mantequilla. Añadimos el agua helada poco a poco, la suficiente cantidad como para que las migas se junten y se pueda manipular sin resquebrajarse. Si se nos empieza a pegar, la mandamos al frigo.

Una vez formada la masa, la partimos en dos porciones y la dejamos en la nevera una hora (o unos minutos en el congelador hasta que se endurezca de nuevo).

En un cazo, vertemos el zumo que han soltado las manzanas, un chorrito de Pedro Ximénez y le damos un hervor, hasta que las burbujas se hagan más lentas (lo que indicará que está caramelizando). Retiramos del fuego. En un vaso con un par de cucharadas de agua, disolvemos el almidón de maíz hasta que no queden grumos y lo incorporamos al sirope de manzana. Devolvemos al fuego y removemos muy bien hasta que esté espeso y sin grumos.

Enfriamos (si tenemos prisa podemos meter el cazo en un barreño de agua fría y enfriar el contenido de este modo) y vertemos de nuevo a las manzanas. Removemos bien para que se impregnen.

Estiramos las dos partes de masa: una será para la base y la otra para la cubierta.

Precalentamos el horno a 210ºC con calor arriba y abajo, colocando la bandeja un punto por debajo de la mitad de la altura del horno.

Forramos con una parte la base de nuestro molde y quitamos lo que nos sobre. Colocamos dentro el relleno y un puñadito de pasas (opcional) y tapamos con la otra parte de la masa estirada, remetiendo lo que sobra hacia adentro (y debajo de la capa de masa de la base) para que quede bien cerrada.

Los agujeros (en este caso en forma de estrella, cómo no) se llaman chimeneas.

Realizamos unos cortes en el centro para que el vapor de la cocción pueda salir. Pincelamos con huevo batido.

Horneamos durante 40-45 minutos, hasta que la parte exterior esté tostada y por la chimenea aparezcan burbujas del relleno.

Finalmente, la parte más difícil: Hay que dejarla enfriar a temperatura ambiente lo menos 3-4 horas.

Yo la he dejado toda la noche y espero que llegue sana y salva al postre de hoy, jejeje.

Bonustrack

  • La receta parece laboriosa, pero si os digo la verdad lo que más pereza me dio fue pelar todas las manzanas. El resto, si te organizas bien, se hace muy rápido y nada es difícil.
  • Los norteamericanos dicen que esto está muy bueno con helado de vainilla por encima, pero yo creo que bastante bomba es ya por sí misma la tarta como para añadirle más.
  • Un golpe de microondas u horno, simplemente para dejarla tibia de nuevo, hace que estas tartas vuelvan a ganar aroma a “recién hechas”, y la verdad es que el sabor se potencia.
Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.