Recetas por el mundo: Blinis de alforfón con labneh

Categorías Platos, Recetas, Recetas dulces

En esta entrega de “Recetas por el mundo”, vamos a hacer unos Blinis de alforfón (una variante rusa de los pancakes) acompañados de Labneh (queso cremoso casero hecho a base de yogur).

En Internet hay multitud de recetas de los blinis (muchas de ellas de personas originarias de Rusia que emigraron a EEUU, o descendientes de éstos). Al final del post, en el Bonustrack, os dejo unos enlaces donde se profundiza el tema por si os interesa.

Lo cierto es que la primera vez que los hice no las tenía todas conmigo y no hice ninguna foto, pero viendo que salieron bien esta vez sí que he hecho para que podáis verlos. Para acompañarlo, preparé un labneh que se parece mucho a este: Labneh casero, queso de yogur. La diferencias son: usé un par de yogures griegos naturales y en lugar de hacer bolitas lo deposité directamente en un tupper de cristal, lo regué con aceite de oliva y añadí romero. Nota mental: para otra mejor pulverizo el romero.

Vamos al turrón, que me enrollo 😀

Ingredientes (2-4 blinis, dependiendo del tamaño)

  • 125 gr de leche entera (o semi con un chorrito de nata)
  • 40 gr de harina de trigo
  • 35 gr de harina de alforfón (también conocido como “trigo sarraceno”)
  • 2 gr de levadura seca de panadería
  • 1 huevo grande
  • 2,5 gr de sal
  • 2,5 gr de alcaravea (opcional)

Elaboración

Los blinis

Mezclamos la leche tibia, la levadura y la harina hasta homogeneizar. Tapamos y dejamos reposar entre 1 hora y 1 hora y media hasta que esponje. Añadimos la yema de huevo y la sal, mezclamos y dejamos reposar de nuevo.

Montamos la clara de huevo a punto de nieve hasta que forme picos duros y lo incorporamos a la masa anterior con movimientos envolventes. Añadimos las semillas de alcaravea si queremos.

Calentamos una sartén plana, si es crepera antiadherente mejor que mejor. Si corre riesgo de pegarse le untamos un poco de mantequilla y vamos vertiendo cazos de masa para formar los blinis, con cuidado de que no se toquen entre sí si hacemos más de uno a la vez. Los giramos una vez que empezamos a ver agujeritos de burbujas en la parte superior (como los pancakes normales de toda la vida).

Conforme los hacemos, los reservamos apilándolos en un plato y los cubrimos con un paño limpio entre blini y blini.

El Relleno

Los blinis los puedes rellenar como te apetezca, combinando añadidos dulces o salados:

  • Versión dulce: Miel, mermelada, nutella/nocilla…
  • Versión salada: crema de queso, jamón, bacon, crema agria, salmón ahumado, caviar (es un relleno muy típico)…

Bonustrack

Artículos sobre los Blinis y su ecosistema que pueden resultar interesantes (en inglés):

Desarrolladora web que ocupa sus ratos libres en asuntos aleatorios como coleccionar libretas por encima de sus posibilidades. Y en hacer madalenas. Y panes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *